TERAPIA MIOFASCIAL

El tratamiento consiste en estiramientos suaves, presiones sostenidas y un posiciones especiales para lograr cambios en el  movimiento alterado del cuerpo y así­ aliviar el dolor como también recuperar la función corporal alterada.

Las Terapias Miofasciales se aplican particularmente en el tratamiento del dolor y lesiones del aparato locomotor:

    • Dolores de espalda: lumbalgias, lumbociáticas, cervicalgias y dorsalgias.
    • Fibromialgia: el tratamiento miofascial es un medio muy eficiente en el proceso de recuperación funcional de pacientes con síndrome fibromiálgico. Permite mejorar la función, disminuye la rigidez y ayuda a combatir el dolor.
    • Otras patologías musculotendinosas.


Las técnicas siempre se adaptarán a su grado de tolerancia, siendo muy importante que informe a la fisioterapeuta de sus sensaciones durante el tratamiento.

Notará desde un contacto suave a una presión más profunda y progresiva, además de un estiramiento progresivo y profundo en el área tratada.

Los tratamientos son individuales. 

Se aplican entre una y tres veces por semana dependiendo del tipo, la antigüedad y severidad de la patología tratada.